Olvidos

Cuando llegué a casa ya había olvidado  tu rostro.

– Lo más probable es que sólo haya existido en un sueño – pensé.

Me desvestí y me acosté en la cama. Los pies me mataban, moría de cansancio, mi cuerpo entero se encontraba adolorido y mi cabeza estaba agotada. Decidí cerrar los ojos y dar un respiro, lento y profundo, para poder  descansar, pero, un extraño y penetrante aroma invadió de repente todo mi cuerpo, fue entonces cuando no pude dejar de recordar tu rostro, pero sobre todo, tus manos inquietas.

Metztli Martínez

Anuncios

Acerca de Metztli Martínez

Soy une intentante...
Esta entrada fue publicada en Ideas.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s