222

 Una niña de cabellos largos y azules sentóse a la orilla de un caudaloso río, el río al verla detuvo su torrente para acompañarla.

El azul del cabello se volvió gris, lo caudaloso del agua se volvió exiguo.

La niña se volvió anciana y el río se volvió llanto.


M

Anuncios

Acerca de Metztli Martínez

Soy une intentante...
Esta entrada fue publicada en Ideas.... Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 222

  1. Anonymus Omnipresente dijo:

    (Y) I like id

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s