Convulsa

"… Desde que le cortaron el cordón umbilical que la unía con su madre, no volvió a tener lazo alguno con nadie. El tiempo siempre le pesó; núnca, ni por una fracción de segundo, amó. Acaso tuvo algunos hombres en su cama, no eran la gran cosa. La boca de Eva los besó en silencio, sin tener el delicado sabor de la menta, ni la aspereza de la amargura. Nada. A eso reducía su boca, sus besos, su amor, su risa. Y es que Eva se estaba pudriendo de hastío, y sumergida en su rutina tenía ya la condición de un engranaje oxidado que no tardaría en ser reemplazado."

CONVULSA
Fragmento
Dulce María Rumualdo Flores
Anuncios

Acerca de Metztli Martínez

Soy une intentante...
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s